91 885 88 20
ies.sendagaliana.torres@educa.madrid.org

Principios Educativos

Corno consecuencia de las características y finalidades educativas reseñadas anteriormente, nuestro centro concibe la educación como:

1 Educación en la libertad y para la libertad.

La educación debe capacitar al individuo para una libre y progresiva elección entre las diversas opciones que la vida actual le ofrece.

Pero esta capacitación únicamente se conseguirá haciendo de la libertad no sólo una meta a la que el educando debe llegar, sino también un medio de educación, esto es. Participando libre y, por tanto, responsablemente, en la vida y organización del centro.

2 La educación como creatividad.

Entendemos por creatividad el cultivo de toda conducta espontánea y de todas las manifestaciones que tengan un acento personal, y no meramente repetitivo.

Es decir, nos definimos por una educación en la que se estimule la curiosidad del alumno, su capacidad de asombro, su tendencia natural a hacer preguntas, a descubrir, a inventar…

3 La educación como apertura.

Una educación personalizada e integral que:

  • Facilite la apertura del alumno hacia los demás.
  • Posibilite al alumno relacionarse positivamente con su entorno.
  • Permita al alumnado una apertura a todos los valores éticos, religiosos, estéticos, científicos, etc.

4 La educación como una formación de la persona regida por los principios de:

  • Coeducación, eliminando toda discriminación por razón del sexo y potenciando una educación para la igualdad de sexos.
  • Integración, consiguiendo que la comunidad educativa considere a los alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales corno miembros con plenos derechos y deberes y favorezca su integración.
  • Derecho a la diferenciación, prestando especial atención a la diversidad de los alumnos y alumnas con respecto tanto a sus capacidades físicas e intelectuales, como a sus diferencias con relación a su cultura, religión, etnia, etcétera.
  • Educación compensatoria, evitando las desigualdades derivadas de factores sociales, económicos, culturales, geográficos, étnicos o de otra índole.

5 Asimismo, concebimos el papel del profesor no solamente como un simple “transmisor de conocimientos” sino también como educador de personas concretas, individuales, con particularidades propias que la educación ha de respetar, aprovechar, enriquecer y contribuir a desarrollar.

Igualmente, pretendemos que la enseñanza-aprendizaje sea un proceso en el que el alumno sea el sujeto activo y el profesor, como especialista y experto, asuma el papel de mediador y motivador.

Queremos, en definitiva, priorizar los aprendizajes activos, reflexivos e inteligentes, conectados con la naturaleza y la vida sociocultural, frente a unos aprendizajes pasivos, memorizados mecánicamente.

7 Finalmente, propugnamos una gestión del centro democrática y participativa en la que padres, profesores, alumnos y personal no docente colaboren de manera real y efectiva en la vida y funcionamiento del centro respetando en todo momento las leyes y normas aprobadas.

De esta manera queremos que la educación contribuya a formar ciudadanos que participen libre y responsablemente en las instituciones políticas y sociales de la comunidad humana en la que le corresponda vivir en un futuro próximo.